Entrevista: Cartagena Federal

IMG-20170621-WA0033

 

Por: Francisco Villa Zúñiga y  Emilia Jiménez Salgado

 En Cartagena durante los últimos meses se han venido desencadenando, por medio de la web y en distintas plataformas, movimientos y personajes que han puesto en entredicho el papel de los medios de comunicación tradicionales en la ciudad. Existen decenas de plataformas virtuales, páginas y perfiles en las distintas redes sociales que informan, muestran y comparten distintos aspectos relevantes del cotidiano vivir en el Corralito de Piedra.

Páginas en redes sociales muy conocidas como Denuncias Cartagena y Política Heroica, que informan los sucesos y hechos noticiosos que ocurren a diario en nuestra ciudad; personajes icónicos como Mildre y Doña Eutropia que a través de sus actuaciones informan y cuentan de manera jocosa la realidad política, social y económica de Cartagena; plataformas digitales como Canal Cultura y El Parche cultural que informan y colocan a tono a los ciudadanos con temas culturales y la agenda de los eventos culturales de la región, entre otras más.

Estos movimientos creados en la red se han convertido en una alternativa de información para los ciudadanos. Son considerados nuevas formas de hacer periodismo, un periodismo denominado cívico en donde se ve inmiscuido el papel de los ciudadanos en los medios, donde se quiere interesar a los receptores de las cosas públicas, un periodismo donde se escucha a los ciudadanos, los hace hablar, los hace partícipes de la noticia y los convierte en muchos casos en los productores y realizadores de la nota periodística.

El periodismo cívico en Cartagena es muy notorio y cada día va abriendo caminos por medio de iniciativas de ciudadanos preocupados por la ciudad y sus problemáticas.  Tal es el caso de Sebastián Duque y Pedro Espinosa, profesionales de la comunicación audiovisual y la escritura creativa, quienes son líderes y productores de Cartagena Federal, un podcast muy conocido en el web, enfocado en hablar de esa ciudad más allá del Centro amurallado, donde no llegan las chivas, ni los cruceros. Esa ciudad que no ha sido contada para los propios cartageneros, sino para los turistas.

¿Que es Cartagena Federal y cuál es su objetivo principal?

SD: Cartagena Federal realiza podcasts (grabaciones de audio por internet) que cuentan temas relacionados con la historia, lo cotidiano, lo caliente, lo áspero, lo bonito de la ciudad. La Cartagena no mirada ni mostrada para los turistas, sino una Cartagena mirada y contada por cartageneros para cartageneros.

PE: Queremos lograr que los ciudadanos se acerquen más a su ciudad y puedan entender todo lo que la rodea, la información completa de la ciudad permitirá a cada habitante actuar con conocimiento de causa y con el panorama general de Cartagena, la tierra de libres, de personajes e historias magníficas cargadas de tierra y mar.

¿Cómo ha sido la experiencia de crear un espacio alternativo en la ciudad donde se muestra, como ustedes dicen, lo que la gente no conoce?

SD: ¡Ha sido divertido! Nuestras palabras van a sonar incomodas, pero es fácil, nosotros no nos estamos inventando nada, nosotros estamos contando lo que vemos todos los días y que simplemente no se había contado porque casi todo lo que se dice de Cartagena siempre son de afuera pa´fuera.

PE: La Cartagena que vemos representada en la televisión, en los vídeos de Colombia es pasión, la Cartagena del turismo, la Cartagena de la marca país, era siempre la Cartagena que estaba enfocada a eso, a las vacaciones, a la playa, a los coches. Pero, esa no es la Cartagena que creemos nosotros que vive el millón de personas que sudan cuando van a trabajar, por ejemplo. Entonces es simplemente tomar algo que está ahí muy cercano a las personas, pues es mucho más fácil que tú te sientas identificado con la buseta de Ternera que sentir algo por las Botas Viejas. Si yo te digo que hay un tipo con una mona destruyéndolas no te duele tanto como si te dijera que quebró Kola Román, digamos que eso es algo que tú sientes y tienes mucho más cercano.

¿Creen que ha sido pertinente crear este espacio como Cartagena Federal? 

SD: Sí, por supuesto, porque nosotros creemos en que las cosas hay que contarlas, una historia no vale si no se cuenta, y la historia de esa Cartagena que nosotros vivimos nos parece supremamente valiosa.

PE: ¡Claro! Yo tengo muchísimos más recuerdos en la terraza tirando una bola que acabamos de construir para jugar béisbol que cuando el colegio me llevó al Castillo San Felipe, esa es mi experiencia, yo no camino las calles del Centro por placer ni por la historia, sino porque me toca ir a bancos, al Agustín Codazzi. Entonces creo que es importante que se creen estos espacios donde se trata de mostrar otra mirada de la ciudad, creando así, en su defecto, si se logra, jajaja, una apropiación real y un sentido de pertenencia por la ciudad.

Me llamó la atención lo que leí en su página donde habla que Cartagena está siendo reproducida incompletamente por los medios de Comunicación, ¿por qué llamarlo así?

SD: Creemos que la representación que se da de la ciudad es enfocada solamente a una parte, y no estamos diciendo que no exista, efectivamente aquí hay garitas, hay murallas, playas bacanas, pero no es lo único, nosotros creemos que aquí debe haber una pluralidad de miradas sobre el tema de una ciudad impresionante.

PE: Por ejemplo, Nueva York te la cuentan a partir de los mafiosos italianos, a partir del barrio chino, del  Rockefeller Center, de las Torres Gemelas, del 11 de septiembre, no hay una sola mirada…En Cartagena sí, siempre que alguien quiere tomar una foto  es en la Torre del Reloj,  si buscas en Instagram  hastag Cartagena, todas las fotos que te aparecen son de los paisajes bonitos de la ciudad. Sí todo eso es bonito, pero hay más y hay también una belleza impresionante en la buseta de Ternera, en el mercado de Bazurto, en los Cuatro Vientos, es otra mirada de la ciudad. Esta, además  de ser una ciudad turística, es una ciudad donde vive gente. Imaginemos por un momento que le quitamos a  Cartagena lo turístico, toda la historia, no hay nada, no hay caños, ¿qué queda? Quedan los cartageneros, queda la Kola Román, quedan un montón de cosas. Y si todo eso queda, ¿dónde está representado eso en las imágenes de Cartagena? ¿Dónde está la gente hablando de eso? Esto no nació de una cuestión política, de qué vamos a hacer para que la gente quiera la ciudad, o vamos a mostrar aquello que no se ha mostrado. No. Es simplemente un morbo por mostrar las historias que cuentan lo que nosotros vivimos y como nadie las está contando nos tocó a nosotros.

 ¿Creen que el hecho de que se creen estos espacios de periodismo cívico representa un riesgo en las dinámicas políticas de la Ciudad?

SD: Sí. Queremos que simplemente se democratice esta información: aquél que elija donde ir a comer, qué hacer con esto y con aquello, va a tener más información, y si tienes más información ya vas a tomar esa decisión mucho más informado, esto pasará porque va a haber más historias contadas, va a haber más de dónde escoger.

¿Han llegado a pensar en algún momento, que las personas creen que lo que ustedes hacen es inserio o no tiene tanta formalidad como los medios de comunicación tradicionales?

SD: No nos interesa saber eso. Es más, esto es inserio, esto no quiere llegar a la verdad de algo, nosotros decimos mentiras.

¿Cómo así que ustedes dicen mentiras?

PE: Sí claro, tenemos un problema gigantesco porque todos los correos que nos llegan dicen que en un capítulo se habla del origen de la palabra champetúo y que de ahí no se deriva; sino de acá; cuando en ese capítulo quien se refirió a esa palabra fue una de nuestras fuentes y nosotros no contrastamos esa fuente. La gente tiene que entender que nosotros nada más que todo nos preocupamos por la narrativa del “history tell”. Esto quiere decir que el problema de la seriedad es un problema de criterio porque yo no estoy diciendo: ¡créanme a mí!  porque finalmente el mundo es un mar de historias entre ficción y realidad donde tú tienes que discernir qué es verdad y qué no. (Quizás quieras leer: La historia de un picotero)

Ahora, quien diga que no contrastar fuentes es inserio y que es irresponsable y no está bien; pero, por cómo está montada la historia que estamos contado, es una herramienta para nosotros, es tan sencillo como tomar tu celular, abrir el navegador y buscarlo en Google, o sea, nosotros no hubiéremos podido hacer estos programas sin este tipo de avances tecnológicos. No queremos crear criterio, queremos que la gente se lance a eso y lo haga, somos contadores de historias, no venimos a crear el criterio de otro. Pero alguien sí lo debería hacer.

¿Creen que el trabajo que hace Cartagena Federal podría alterar la opinión pública?

SD: Sí porque todo es desde la forma como te lo cuenten. La gente está antojada de viajar a París, a New York, y no viajar a Boyacá, por ejemplo,  y es porque te lo han contado distinto y eso afecta  desde el precio del hotel hasta la política pública del precio de los tiquetes. Cambia absolutamente todo, porque todo es un entramado de cuestiones simbólicas alrededor de las cosas y si tú alteras eso alteras la opinión pública y definitivamente todo. Es imposible que alguna historia comunicada no altere la opinión pública.

PE: Entonces una consecuencia remota de lo que hacemos puede ser que alguien un día diga: no voy a botar basura, porque quiero ver a mi ciudad linda. Pero nosotros, al momento de elaborar el producto, no estábamos pensando en eso, no era el objetivo, pero es muy probable que pase.

Si el día de mañana quiero crear una plataforma como esta, que me recomendarían ustedes, ¿con qué me voy a encontrar? ¿Cuáles son los peligros de realizar estos espacios alternativos en la ciudad?

SD: Hazlo, no le prestes atención a nada, hazlo.

PE: Ahora todo el mundo lo puede hacer, todo lo tenemos a la mano y si no lo tienes lo puedes conseguir. No hemos tenido ningún tipo de complicaciones, jajaja, ninguna, a nosotros nos divierte mucho esto. El sol de Cartagena quizás, yo tengo la frente pelada, jaja, ya me arde, pero el resto es salir, con un celular puedes hacerlo, hazlo y edítalo como puedas. En este momento el bien y el mal no existen, nadie sabe, nosotros no sabemos y lo estamos haciendo sin saberlo, entonces si alguien cree que nosotros sabemos algo es mentira, esta es la manera: salir y hacerlo.  Si esto está pasando y nos toca convivir con esto del mundo de las tecnologías y su flexibilidad para comunicar, aprovechémoslo y hagamos lo que ustedes dicen, eso de periodismo cívico, informemos a los demás otra cara de lo que ya se ha mostrado.

 

Project Info
  • Client:
  • Date: Jun 22, 2017
Share with friends